La Música, el Caribe y las mujeres LBT conjugadas en la desnaturalización de los fundamentalismos

Por: María Del Rosario Vélez Marrugo

16 de marzo de 2019. Pese a las situaciones de violencia, en el caribe colombiano, que viven mujeres lesbianas, bisexuales y trans (LBT) en escenarios como la familia, el espacio público, la escuela y el trabajo, se han fortalecido las iniciativas de organización desde ellas y la construcción de las redes intercolectivas en el país, donde trabajan comprometidamente por el reconocimiento de sus derechos, la visibilización de violencias y el empoderamiento.

Patapelá y Caribeñxs son dos de las colectivas que hacen parte de la red LBT Caribe Feminista, que desde hace más de un año se encuentra formando en derechos y acompañando en procesos desde el teatro, la danza, la pintura y el bullerengue a mujeres LBT de Sincelejo, Montes de María y Montería.  

Gracias a la dedicación y organización de sus iniciativas, estas dos colectivas recibieron, el pasado 12 de marzo de 2020, la noticia de que habían ganado una convocatoria de financiación para sus proyectos, cuenta ‘Chiro’ Castellanos, integrante de la Patapelá Colectiva, que está constituida hace un año y se enfoca en el rescate de ritmos musicales del Caribe, sobre todo desde el bullerengue.

Colectiva Caribenxs en Montería.

La convocatoria en la que participaron fue “Con mis derechos no te metas, mujeres jóvenes construyendo un país sin fundamentalismos”, proyecto de Fondo Lunaria, entidad que apoya a mujeres en el país. “De más o menos 80 propuestas propuestas de diferentes colectivas quedamos nosotras. Nos sentimos muy orgullosas”, destaca Castellanos.

Además agrega que “el proyecto busca continuar empoderando a mujeres LBT y traer a otras mujeres músicas LBT que también contribuyan a hablar de derechos, de violencias y del arte (…). El objetivo general es hacer una composición musical que rompa con los fundamentalismos, esto es todo lo que transgrede con la diversidad sexual y de género, que en muchas ocasiones son legitimadas en el folclore a través de las dinámicas machistas que han imperado históricamente”.

Con relación al objetivo del la convocatoria, Castellanos afirma “busca reunir chicas de los Montes de María, Corozal y Sincelejo con orientación sexual e identidad de género diversa que quieran hacer música y hablar de cómo deconstruir los fundamentalismos. Por otra parte, los talleres incluyen compañeras talleristas de colectivas todo el caribe como Las Raras, Caribeñxs y Lxs atrevidxs, para fortalecer la red caribe feminista”.

Sumado a ello, Caribeñxs, la otra colectiva LBT del caribe colombiano que ganó la convocatoria, se define como un laboratorio de artes feministas de Montería que nació en el año 2018, con el objetivo de pensar desde el muralismo las artes plásticas y visuales, y la movilización social como posicionar un discurso desde las disidencias sexuales y de género, haciendo oposición al proyecto moral paramilitar que se impuso en la sociedad cordobesa


Colectiva de mujeres Patapelá.

Tatiana Galera, quien hace parte de la colectiva Caribeñxs, explica que “el proyecto busca generar catecismos feministas, un trabajo con las madres comunitarias de los barrios de la periferia del sur de la ciudad para propiciar espacios de conversación para desmantelar los discursos de odio fundamentalistas y poder hablar de temas como el aborto, la diversidad sexual en las familias, la necesidad de educación sexual integral, la necesidad de solucionar los problemas que hay en las familias tradicionales. Esto es una iniciativa queremos llevar a cabo y en ella empezar a trabajar con las juntas de acciones comunales y las madres comunitarias en los barrios”.

Por consiguiente, el trabajo que desde las colectivas de mujeres LBT se ha generado permite que hoy continuemos hablando de la emancipación, el reconocimiento de derechos y la desnaturalización de violencia a mujeres LBT en los territorios, así mismo, estrategias que surgen desde el arte han permitido unificar luchas, tejer lazos de hermanamiento y continuar materializando el sueño de un caribe afro lesbitrans feminista.

Deja un comentario